Pesca ilegal en Latinoamérica alcanza las 640 mil toneladas al año

Por Ana Hernández

redaccion@oceanroom.mx

Tan sólo en la región de Latinoamérica, cada año se pescan 640 mil toneladas de productos el mar de manera ilegal, reveló la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Para dimensionar el tamaño del problema de la pesca furtiva en América Latina, cabe mencionar que el monto del producto sustraído ilegalmente representa más de una carta parte de lo que produce legalmente México cada año.

En este sentido, en el marco de la Sexta Reunión de la Alianza Latinoamericana para la Pesca Sustentable y la Seguridad Alimentaria (ALPESCAS) 2021, el representante de la FAO, Julio Berdegué, destacó los trabajos realizados en América Latina  por su compromiso con la sostenibilidad pesquera y su contribución a la seguridad alimentaria en la zona, basada en la ecuación: producción, sostenibilidad e inclusión.

Informó de la iniciativa conjunta para combatir la pesca ilegal en la región, a través de un acuerdo que prevé la participación de 23 naciones –de las que ya están inscritas 15— y que permitirá reducir las más de 640 mil toneladas anuales de productos del mar de captura irregular, aunado a los trabajos para eliminar las redes abandonadas.

Aseguró que en la región más de 2.4 millones de personas se dedican a la pesca, a quienes se les debe dar acompañamiento técnico para alcanzar una actividad sustentable y el acercamiento de nuevas herramientas.

El vicepresidente de ALPESCAS y presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (CANAINPESCA), Humberto Becerra, indicó que el objetivo central de la industria es abonar a la producción de alimentos de los mares en beneficio de los pescadores y la población en general, con el cuidado de los recursos.

La actividad pesquera que desarrolla México es referente en la pesca y la acuacultura en la región, agregó.

Afirmó que la coordinación de acciones entre las cámaras pesqueras, a través del organismo internacional, contribuye a la producción de alimentos nutritivos para la creciente población, propicia crecimiento económico y bienestar social en América Latina y el Caribe.

México registró en 2020 una producción de alrededor de dos millones de toneladas de pescados y mariscos y ocupa el lugar 17 como productor mundial, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).