Buscan beneficiar a océanos con refill en supermercados

WWF, el Foro Económico Mundial y Algramo unen esfuerzos para transformar modelos de consumo y reducir la contaminación por plásticos en la CDMX.

El plástico vertido en los océanos es una amenaza que avanza sin tregua. Cualquier iniciativa para combatir, frenar o mitigar la existencia del plástico en los mares de México y el mundo, siempre suma en beneficio de todo los ecosistemas que viven y dependen de los océanos.

Ante ello, WWF, el Foro Económico Mundial y Algramo unen esfuerzos para transformar modelos de consumo y reducir la contaminación por plásticos en la Ciudad de México, a través del reúso y relleno de envases en supermercados. Estas medidas son parte de las iniciativas locales, nacionales y globales para luchar contra la contaminación plástica de un solo uso.

La alianza de estos tres organismos es impulsada por la Asociación para el Crecimiento Verde y los Objetivos Globales 2030 (P4G por sus siglas en inglés) quien apoya la incubación de asociaciones sociales-público-privadas innovadoras para impulsar un crecimiento económico sostenible.

La asociación nombrada “Revolución Refill” recibirá apoyo de P4G y formará parte de la red global para acelerar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 11 (Ciudades y Comunidades Sostenibles) y 12 (Producción y Consumo Responsables). “Revolución Refill” busca revolucionar la manera en que producimos y consumimos, mediante la introducción de opciones de envases reutilizables/rellenables en supermercados de la capital del país.

La contaminación por plásticos representa una gran crisis ambiental global. Es la consecuencia de una economía plástica en gran medida lineal en la que el 95% del valor agregado de los envases de plástico se pierde tras un breve ciclo de primer y único uso.

El innovador sistema de Algramo pone a disposición envases inteligentes que rastrean el ciclo de vida del plástico y una plataforma en el supermercado para rellenar productos para el hogar, como detergentes, champús, alimentos secos o alimentos para mascotas.

Esto permitirá a los minoristas, marcas y consumidores finales minimizar los costos de los productos a través de un menor uso de plástico, al tiempo que cumple con los estándares de calidad globales y reduce el impacto ambiental. Los envases y dispensadores están vinculados a una aplicación donde los usuarios pueden acceder a sus registros de recarga e impacto ambiental.

Durante el segundo trimestre de este año, comenzará un piloto con dispensadores desplegados en algunas salas de supermercados de la Ciudad de México. Este modelo, basado en pilotos exitosos en Chile, Estados Unidos e Indonesia, reducirá significativamente la necesidad de producción y consumo de plásticos de un solo uso.

A largo plazo, sebuscará escalar la iniciativa a nivel nacional, con miras a transformar el consumo, reducir el desperdicio y beneficiar a los consumidores.

La Fundación Ellen Macarthur estima que el 20 % de los envases de Productos de Consumo Empacados de un solo uso se pueden reemplazar por alternativas reutilizables, lo que ofrece una oportunidad comercial de hasta USD $10.000 millones.

La mayoría de las empresas multinacionales tienen compromisos para reducir de forma radical el impacto de sus envases. Los envases reutilizables tienen el potencial de ser una de las mayores palancas para disminuir los residuos.

“Desde WWF nos alegra mucho contar con el apoyo de P4G para poder fortalecer esta asociación con el Foro Económico Mundial y Algramo, y así contribuir al cumplimiento de nuestro gran objetivo global de detener por completo el flujo de plástico que ingresa a la naturaleza para el año 2030. Es un objetivo ambicioso, pero estamos convencidos que necesitamos una visión transformadora que revolucione por completo nuestros patrones de producción y consumo”, dijo Jorge Rickards director general de WWF México. 

Kristin Hugues, directora del Global Plastic Action Partnership del Foro Económico Mundial dijo que “la contaminación del plástico es un gran desafío mundial que requiere la colaboración a través de industrias y sectores, además de soluciones innovadoras y ambiciosas”.

“La transformación de nuestros sistemas de producción y de consumo tiene que incluir alternativas reales al uso único, permitiendo la prevención de desperdicios en la fuente. El Global Plastic Action Partnership del Foro Económico Mundial está comprometido en apoyar proyectos colectivos para hacer de esta visión una realidad a nivel local. Por lo tanto, nos sentimos orgullosos y muy motivados de unirnos con P4G, WWF México y Algramo para este proyecto revolucionario en la CDMX”, dijo Hugues.

De igual forma, Ian de Cruz, director global de P4G, indicó que se complace en financiar y acelerar la asociación “Revolución Refill”, que tiene el potencial de transformar el uso del plástico y la forma en que consumimos productos para el hogar.

“Con los desechos plásticos llegando a un punto de inflexión, el modelo escalable de “Revolución Refill” contribuirá con el cumplimiento de las prioridades mexicanas y mundiales para reducir la producción de plástico e impulsar la inversión en soluciones de sistemas de recarga de productos”, expresó.

“Tenemos muchos desafíos urgentes para afrontar la crisis climática que estamos viviendo y tener hábitos de consumo más conscientes con el planeta es uno de ellos. Para eso tenemos que sumar fuerzas, trabajando de manera colaborativa, con legisladores, actores relevantes de la industria y ONGs para desplegar el máximo potencial de los sistemas de refill. Tenemos la convicción de que “Revolución Refill” es un tremendo paso adelante en la dirección correcta”, señaló José Manuel Moller, fundador y director general de Algramo.