La isla de los flamencos rosas

La isla de Holbox es un paraíso para quienes busquen desconectar y apagar el móvil. A dos horas de Cancún nos espera una perla del Caribe repleta de biodiversidad.

Entre sus especies marinas destacan el tiburón ballena o las tortugas marinas. Aquí los delfines nadan al lado de nuestra lancha y los flamencos presumen a escasos metros de su envidiado plumaje.

Para observarlos, merece la pena reservar un tour en barco con tres paradas obligatorias: Isla Pájaros, Isla Pasión y Cenote Yalahau, un manglar donde se puede pasar un agradable rato de baño. También podrás pescar, practicar snorkel o cocinar ceviche en un navío en medio del mar.

En Holbox no hay asfalto ni tampoco circulan coches. Es muy difícil salir de allí sin amar la naturaleza.