¿Anorexia en camarones?

Por Eduardo González

redaccion@oceanroom.mx

Por muy raro que suene, la anorexia es una enfermedad que parece que no exclusiva de los seres humanos.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), un camarón anoréxico es síntoma de una grave enfermedad.

La hepatopancreatitis necrotizante del camarón es causada por una bacteria conocida como la NHP-B, y es de las mayores enfermedades que impactan la industria camaronera.

Aunque no se tiene la certeza de una fecha que determine desde cuándo se encuentra la hepatopancreatitis necrotizante del camarón en México, se puede decir que lo más cercano sería 1985 cuando fue descrita por primera vez en Texas, (USA).

Las principales especies afectadas son: camarón azul, camarón blanco del Pacífico y langostino tigre, los síntomas que presentan son: pérdida de apetito que progresa hasta la anorexia, letargia, flacidez, caparazón blando, palidez generalizada, branquias amarillas o café́, cromatóforos expandidos, hepatopáncreas atrófica y blanquecino con melanización, colas delgadas, lesiones bacterianas.

Actualmente la enfermedad se encuentra presente en los estados de Sonora con una prevalencia de 0.06 por ciento, Sinaloa con una prevalencia de 0.07 y Oaxaca con el uno por ciento de prevalencia.

La SADER informó que la SENASICA cuenta con un programa de seguimiento a la hepatopancreatitis necrotizante, que incluye monitoreos al 100 por ciento de las Unidades de insumo biológico de camarón blanco en donde se diagnostica y detectan casos positivos en estadios larvarios o de reproductores, con la finalidad de mejorar las condiciones del cultivo aplicando buenas prácticas de producción antes de realizar movilizaciones nacionales o locales y que puedan afectar a los productores.

Por otra parte, en las unidades de engorda al detectar un caso positivo se aplican las buenas prácticas de producción acuícola para que los organismos puedan llegar a tallas comerciales sin afectar la producción y la economía de la Unidad Acuícola.

La aparición de la hepatopancreatitis necrotizante del camarón se ve favorecida por altas temperaturas y por una elevada salinidad del agua del estanque, esta enfermedad tiene un curso agudo y puede llegar a producir mortalidades del 90 al 100 por ciento.

Gracias a que el SENASICA ha logrado el muestreo del 100 por cientode las Unidades de Insumo Biológico, se tiene la la certeza que los organismos que se movilizan no están infectados con hepatopancreatitis necrotizante, además el organismo tiene datos precisos de la prevalencia de la enfermedad en cada estado del país, lo que permite un control efectivo de la enfermedad.

Cabe mencionar que afortunadamente, Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Colima, Tamaulipas, Veracruz, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, entidades que también se dedican a la camaronicultura, se encuentran libres de hepatopancreatitis necrotizante del camarón.