Promete EU frenar daño a los océanos

Buscan recortar emisiones de efecto invernadero para 2030; decisión impactaría directamente en la salud de los océanos.

Por Lucía Sánchez
redaccion@oceanroom.mx

El presidente de Estados Unidos (EU), Joe Biden se comprometió ante 40 dirigentes internacionales, durante el inicio de la Cumbre de Líderes sobre el Clima, a recortar las emisiones de efecto invernadero en poco más de 50 por ciento para 2030; decisión que impactaría directamente en la salud de los océanos.

Fue en este 2021 cuando la Unión Americana se reincorporó oficialmente al Acuerdo del Clima de París, el cual fue firmado en 2015 por 195 naciones y tiene como objetivo limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados centígrados como máximo y adoptar medidas más contundentes para proteger la biodiversidad y reducir la contaminación, entre otros.

Los mares del mundo tienen un papel vital en la vida cotidiana, ya que son los pulmones del planeta
y proporcionan la mayor parte del oxígeno que respiran los seres humanos
.

Por ello, la decisión proveniente del mandatario va por buen camino porque la reducción estos gases significaría que los océanos dejen de absorber el 30 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono, según lo indica un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Dicho anuncio se da en el marco del Día Internacional de la Madre Tierra, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2009, y el cual representa la oportunidad de hacer un recordatorio a la sociedad del vital el funcionamiento del planeta.

Y es que los mares del mundo tienen un papel vital en la vida cotidiana, ya que son los pulmones del planeta y proporcionan la mayor parte del oxígeno que respiran los seres humanos.

La ONU, a través de su secretario general, Antonio Guterres, recalca que los océanos hacen que este planeta sea único en el Sistema Solar, no solo visualmente, ya que ayudan a regular el clima global y son la fuente principal del agua que sustenta toda la vida en la Tierra.

Los gases de efecto invernadero que Estados Unidos promete eliminar en más del 50 por ciento para 2030, son la principal fuente de contaminación de los mares e incluyen el dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y hexafluoruro de azufre.