Atienden legisladores sólo el 24% de temas del sector pesquero

  • En la pasada legislatura, el 76 % de los temas abordados en las Comisiones de Pesca no fueron resueltos.
  • Urge una mayor participación del sector para empujar los temas pendientes.
  • Mejora regulatoria, definición de responsabilidades y mayor presupuesto al sector, entre los grandes pendientes.

Por Alejandro Durán

redaccion@oceanroom.mx

En febrero comienza el primer periodo de ordinario de sesiones del Congreso de la Unión de este 2022 y con ello se abre, una vez más, la oportunidad para sacar adelante los grandes pendientes que enfrenta el sector pesquero mexicano.

Del total de las iniciativas que se presentaron durante la Legislatura pasada en las Comisiones de Pesca tanto de la Cámara de Diputados como de Senadores, el 76 % se quedaron sin trámite, es decir, “no llegaron a buen puerto”.

Temas como el traslado y definición de responsabilidades en materia de inspección y vigilancia de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), a la Secretaría de Marina (SEMAR), así como agilizar la expedición de permisos y ampliar las herramientas legales combatir la pesca ilegal son algunos de los temas que podrían abordar en el primer semestre de este año, con miras a lograr un sector más competitivo.

“En esta legislatura tenemos la oportunidad de enderezar en lo que en la pasada legislatura no se logró avanzar, tenemos la oportunidad de acercarnos más a los diputados para hacerles ver que hay temas que son importantes para la pesca, para que podamos alcanzar la soberanía alimentaria, para garantizar que haya alimentos de calidad para la población y garantizar que comunidades pesqueras y acuícolas tengan beneficios suficientes, como para alcanzar el bienestar social”, sostiene Cristina Rivas, especialista en políticas públicas.

La pesca y la LXV Legislatura

Tras la celebración de las elecciones intermedias en junio pasado, la LXV Legislatura del Congreso de la Unión comenzó operaciones el primero de septiembre de 2021. Con ello, la Cámara de Diputados fue renovada parcialmente (entre nuevos y legisladores reelegidos), lo que implicó una nueva distribución de las comisiones que la conforman.

En este sentido, el 14 de octubre de 2021 fue instalada formalmente la Comisión de Pesca, cuya presidencia fue asignada a la diputada morenista María del Carmen Bautista Peláez. Entre los integrantes de la comisión figuran sus compañeros de bancada, Leonor Coutiño Gutiérrez, Rubén Muñoz Álvarez y Manuel Narcia Coutiño, así como los priístas Ivonne Díaz Tejada y Pedro Armentía López, el panista Marco Antonio Almendariz y el petista Fernando García Hernández.

En aquella ocasión, la diputada y presidenta de la Comisión convocó a sus compañeros legisladores a impulsar al sector pesquero y acuícola sustentable, “dejando de lado los colores y los partidos políticos, con el propósito de elaborar una agenda conjunta”.

El 18 de noviembre de 2021, los integrantes de la Comisión afinaron y presentaron su plan de trabajo para el segundo semestre de ese año y el primero de este 2022. Ahí, acordaron celebrar un total de nueve reuniones a lo largo de ese periodo.

Entre los objetivos que conforman el Plan de Trabajo que presentaron los legisladores figuraron:

  • Proponer iniciativas de Ley, Puntos de Acuerdo, Excitativas, Reformas, Adiciones, Modificaciones y demás recursos necesarios que permitan enriquecer el Marco Jurídico del sector.
  • Revisión y análisis de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentable, con la finalidad de promover la aprobación y creación de iniciativas para su actualización.
  • Evaluar las metas, estrategias y acciones del Programa Nacional de Pesca y Acuacultura 2020-2024.
  • Contribuir, desde el ámbito Legislativo, que a las personas que realizan actividades de pesca y acuacultura se les otorgue una seguridad alimentaria en zonas rurales.

Los primeros pasos legislativos

A pesar de los grandes retos que enfrenta el sector, en los primeros cinco meses que tiene en operación la presente Legislatura pocas han sido las acciones presentadas y concretadas en la materia.

En diciembre pasado, por ejemplo, el diputado petista, Leobardo Alcántara Martínez, propuso la desaparición de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA), al considerar que dicha institución, dijo, no puede permanecer más como un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. Por ello, propuso que las acciones de la Comisión sean aglutinadas en un departamento de la Secretaría de Marina (SEMAR), bajo el argumento de que la CONAPESCA no atiende a los pescadores y son instituciones que corrompen porque extorsionan a los pescadores.

Asimismo, agregó el legislador, se ha encontrado que derivado del endeble trabajo de la CONAPESCA, no se respetan las vedas, no se apoya a los pescadores, no hay análisis ni tampoco estudios ni investigaciones, y, por el contrario, en la SEMAR sería diferente, pues ahí si hay, afirmó, investigadores, se harán respetar las vedas y se van a sembrar especies.

Asimismo, a mediados de diciembre pasado, la Comisión aprobó tres proyectos de dictamen que reforman la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables en materia de cambio climático, armonización legislativa y carta pesquera.

El primer dictamen, a la Iniciativa que reforma el artículo 32 del citado ordenamiento legal, cita que la elaboración y actualización de la Carta Nacional Pesquera (CNP) deberá publicarse en el Diario Oficial de la Federación cada dos años.

El segundo dictamen es a la Iniciativa que reforma los artículos 8, 9 y 29 de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables, para señalar que corresponde a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), expedir los decretos para establecer, modificar o suprimir y fijar las épocas y zonas de veda, tomando en cuenta información respecto de los efectos del cambio climático.

Asimismo, fijar los métodos y medidas para la conservación de los recursos pesqueros y la repoblación de las áreas de pesca en coordinación con la autoridad competente, tomando en cuenta los estragos generados por el cambio climático y otros estudios.

El tercer dictamen adiciona al artículo 138 de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables la frase “Unidades de Medida y Actualización”, con el objeto de robustecer el marco legal.

Sector tristemente olvidado por las autoridades

Cristina Rivas, consultora en política pública en materia pesquera, advierte que durante la legislatura pasada, en la Comisiones de Pesca de la Cámara de Diputados y de Senadores se presentaron 37 y 18 asuntos, respectivamente, que tienen alguna relación con el tema pesquero. Sin embargo, en más de tres cuartas partes de los casos no se logró dictamen, por lo que quedaron pendientes.

En esa misma línea, Esteban Garcia Peña-Valenzuela, director de pesquerías de la organización civil Oceana en México, advirtió que “lamentablemente”, por mucho tiempo, el sector pesquero no ha figura en la agenda de las autoridades mexicanas y por ello, apuntó, existen grandes pendientes por atender y cuya responsabilidad, muchos de los casos, recaen en el Poder Legislativo.

En este sentido, destacó la urgencia de definir tareas de las distintas dependencias gubernamentales, como el caso de la CONAPESCA, SADER, SEMAR y del Instituto Nacional de Pesca, con el objetivo de evitar duplicidades y desobligaciones que deriven en flagelos en el sector, como el caso de la creciente pesca furtiva cuya tarea a veces no se sabe bien de quien es responsabilidad.

Precisamente Cristina Rivas considera necesario avanzar en ese pendiente, porque sin duda uno de los grandes Talón de Aquiles del sector es el tema de inspección y vigilancia.

“Un pendiente es la iniciativa de traslado de facultades de inspección y vigilancia de CONAPESCA a la SEMAR como se sabemos, la SEMAR está teniendo un rol más activo en ciertas cuestiones de vigilancia en diferentes materias y la pesca no es la excepción entonces está esta iniciativa pendiente de dictaminar que ha generado un poco de preocupación en el sector pesquero por las condiciones en que se lleva a cabo este traslado de facultades porque no ha habido una definición del grado de involucramiento que va a tener la SEMAR en esas actividades y como bien saben, el tema de inspección y vigilancia es uno de los que más le duelen al sector pesquero”, expuso.

Otro tema, agregó la especialista, es la necesidad de emprender una profunda reforma de mejor regulatoria en el sector, con el objetivo de depurar los trámite y agilizar los procesos administrativos.

“Hay que avanzar en la agilización de trámites para los permisos y concesiones; este trámite burocrático es vital para la pesca porque es la que te da permiso y autorización para poder aprovechar los bienes y recursos marítimos, particularmente pescados y mariscos: suele ser un proceso relativamente largo, que pone en incertidumbre jurídica a los propios pescadores, entonces hay varias iniciativas en la materia para mejorar los tiempos de gestión de trámites y resoluciones, para facilitarles a los concesionarios los trámites para que haya reglas más claras sobre la sustitución de titulares de concesionarios en caso de fallecimiento, etcétera”, comentó.

A empujar la agenda legislativa

De acuerdo con el portal estadístico DataMares, en México, la población en localidades identificadas con actividad pesquera asciende a 10 millones 288 mil personas, de las cuales el 1.0 por ciento (99 mil 468) se identificó como pescador. El 32 por ciento se encuentra en la región del Golfo de California, el 40 por ciento en la del Pacífico y 28 por ciento en la región del Golfo de México y Caribe.

De esta manera, es claro que muchos mexicanos dependen de la actividad pesquera. Sin embargo, la realidad es que ni dirigentes ni productores ni especialistas se involucran en empujar ante las autoridades y legisladores los temas que les involucran.

Por ello, Cristina Rivas, especialista en políticas públicas, afirmó que un factor decisivo para que se vayan desahogando los pendientes que existen en el Congreso de la Unión es una mayor participación de quienes conforman el sector pesquero.

“Existe una falta de presión para que los temas se aprueben; el sector pesquero es muy respetuoso, pero le falta esa parte de ir a los congresos a empujar las iniciativas que son de su interés”, dijo.

“Hay muchas oportunidades -agregó-, de sensibilizar a los diputados para que entiendan que la pesca amerita la atención adecuada, no solamente a través de las leyes, sino, a través de programas, creo que el primer gran reto para el sector pesquero va a ser justamente el presupuesto; es importante que todos los que estamos interesados en la pesca apoyemos y empujemos para que haya un presupuesto adecuado que pueda atender todas las necesidades del sector”.